Vuélvete competitivo con tecnología

Los ferreteros necesitan adaptarse a las nuevas exigencias del mercado, y aunque siempre hay factores fuera de su control, la propuesta es que se concentren en las variables que sí dependen de ellos, como: ejecutar, mantener y monitorear su negocio apoyándose en soluciones tecnológicas.
Para lograr la consolidación de la demanda de bienes, las comercializadoras tienen dos caminos que son complementarios: la adopción de nuevas tecnologías y la metodología al administrar.

El sector ferretero ha generado nuevos formatos para la oferta de bienes además de la venta por mostrador, como lo es la venta en sitio (los autoservicios), telemarketing, venta en ruta, y recientemente se ha explotado la venta online. Todas las opciones anteriores representan una oportunidad para acrecentar el negocio, e incluyen, en algunos casos, cambios en los procesos de compra hacia los fabricantes y la distribución del producto o servicio.

La operación de estos nuevos formatos requiere de un alto grado de supervisión, y con este fin se usan herramientas tecnológicas como los Enterprise Resource Planinng (ERP), que gestionan de manera eficiente las dinámicas que surgen entre ellos. Los ejemplos más comunes de estos formatos son las tiendas que ofrecen la compra en línea y la entrega a domicilio.

Una sola venta que se realiza en segundos vía web, tiene efectos en el cobro directo al cliente y en la actualización de los inventarios (ya sea en unidades móviles o en bodega), además de generar los procesos contables necesarios para llevar al día las finanzas de la empresa.

A medida que las comercializadoras comienzan a diversificarse e incluir nuevos procesos, surgen algunas dudas de cómo tener el menor impacto posible en el desarrollo eficaz de cada una de las tareas, pero no siempre las soluciones que se adoptan son las más adecuadas, ni brindan protección ante situaciones adversas.
En estos casos lo que se recomienda es echar un vistazo al interior de la compañía, para revisar algunos de los que todavía son los retos más importantes de superar en las empresas, como:

Falta de documentación de procesos: la ausencia de procesos definidos y propiamente documentados provoca que las compañías trabajen sin un orden adecuado, sin parámetros de medición y en algunas ocasiones siguiendo un esquema básico que, si bien en un inicio pudo haber sido efectivo, ya no se ajusta a las condiciones que el mercado competitivo actual demanda. Por otro lado, las empresas suelen dejar el conocimiento de operaciones clave del negocio a una persona en particular, en lugar de alojar ese conocimiento en un archivo al que determinado número de personas pueda recurrir.

Automatización de procesos: a pesar de que existen procesos definidos y documentados, éstos no se encuentran debidamente conectados en un flujo de trabajo, o bien, no son ejecutados utilizando las mejores herramientas disponibles. En algunos casos tienen aplicaciones independientes para cada uno de los procesos, algunas de ellas ya obsoletas, lo que ocasiona una disminución del rendimiento en la operación.

Capacitación: debido a que las compañías, el mercado y las herramientas tecnológicas están en constante evolución, es necesario entender que nuestros recursos humanos deben ser no solamente competentes, sino capaces de cumplir con los procesos operativos establecidos por la empresa, por lo que la capacitación oportuna y constante es indispensable.

Información no centralizada y confiable para toma de decisiones: las comercializadoras deben asegurarse de que las herramientas que utilicen para operar cuenten con una estructura centralizada y perfectamente relacionada. Esto dará como resultado un proceso plenamente confiable y apto para la toma de decisiones, permitiendo delegar más tranquilamente operaciones, para que la dirección pueda invertir su tiempo en la planeación y crecimiento del negocio.

Formamos parte de un mundo con nuevas tendencias tecnológicas, y éstas nos permiten afianzar, dominar y potencializar los procesos de negocio, para tener la mayor certidumbre posible, aun en momentos difíciles.

Es tiempo de aprovechar los recursos que harán que nuestro negocio sea competitivo ante las exigencias de los consumidores. Cuando de tecnología se trata, la inversión da buenos resultados.

 

| Mundo Ferretero