Para ser más competitivo Ferreterías de autoservicio

La imagen de la ferretería tradicional de barrio a la que uno acude a pedir en el mostrador tornillos, pegamento o un contacto ya es entrañable para muchos, y lo será cada vez más, ya que la tendencia hacia los establecimientos de autoservicio en los comercios especializados es ya una realidad innegable.

Según la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD), en 2016 se abrieron alrededor de mil 800 nuevos autoservicios, de los cuales 77.7% fueron tiendas especializadas.

Por supuesto, Home Depot es –desde 2001 que llegó a México– el modelo de gran autoservicio, multiproductos y multimarcas, pero ya no es el único que opera bajo este esquema. Casa Cravioto, por ejemplo, de sus 12 sucursales, ya tiene cinco en autoservicio; La Carredana, en Toluca; Surtidora Ferretera en Colima o Ferrepat en Puebla, también son autoservicio, entre algunas otras mayoristas.

Y si hablamos de proveedores con tiendas propias, ni se diga: Knova, Truper y Urrea (éstas últimas a través de distribuidores) son sólo algunas de las marcas que ya se manejan así.

Dante Balandrano, consultor en sistemas ERP de Zafiro Software, empresa que provee soluciones tecnológicas para automatizar integralmente los procesos de las distintas áreas que conforman un negocio, afirma que 40% de las ferreterías que los contratan lo han hecho para dar el brinco de ferretería típica al esquema de autoservicio. “Nuestro nicho de mercado son las ferreterías y distribuidoras ferreteras chicas y medianas, y muchas de ellas están transformando su modelo comercial, de la mano de la tecnología, para ser más competitivas”, indica el entrevistado.

Con alrededor de 60 empleados cada una, Mercantil Ferretera, en Torreón, Coahuila, y Ferretería González, en Monterrey, Nuevo León, pasaron recientemente por este proceso con éxito.

El principal reto a vencer, según el ingeniero Balandrano, es el temor a dar ese paso. Por lo general las ferreterías son negocios familiares y una tienda de autoservicio debe enfrentar un mundo nuevo en términos de procesos contables, de inventario y administrativos, pero con una asesoría profesional es posible comenzar a modernizarse con paso firme.

Lo usual es que esto conlleve un cambio de local hacia un espacio de mayor tamaño. Entre el local, mercancías y programas informáticos, la inversión en una tienda de autoservicio es de 3 a 4 millones de pesos, redituable a dos años.

“Muchos de estos negocios, una vez establecidos como autoservicio, dan el salto a lo virtual, es decir, invierten para tener una plataforma virtual de servicios y comercio en la web, con lo cual se ahorran espacio y recursos humanos en la logística de entrega”, indica el consultor.

Un consejo de Balandrano para los negocios que estén considerando este cambio, es realizar un buen estudio de mercado y contar con buenos asesores: “El consumidor al que se dirigen es muy importante. Hay que tener en cuenta las especialidades en las que se van a concentrar, porque de esa manera tienen la ventaja de ofrecer precios más bajos. Se debe invertir en una página web de venta y en un buen sistema de software EPR que les ayude a controlar los procesos y a lograr sus objetivos. Si estas condiciones se cumplen, es un negocio redituable. Este año, pese a la inestabilidad económica, nuestros clientes ferreteros han tenido un crecimiento del 4 a 5%”.

 

Comercio en línea

Como mencionó nuestro entrevistado, después del autoservicio lo que viene es el comercio electrónico. Home Depot diseñó el concepto de “Interconexión” con el que busca dar respuesta a la creciente disposición o interés de los consumidores para poder comprar en línea. Para ello, además de la inversión en sistemas y en el sitio web de la empresa, también inició la construcción del nuevo centro de distribución. Sus ventas en línea representan 1% de sus ingresos.

Por su parte, Ferrepat es un buen ejemplo de las posibilidades que ofrece la tecnología y la especialización. Esta mayorista cuenta con una tienda en línea que oferta más de 7 mil productos, y se describen a sí mismos como proveedores y asesores ferreteros, ya que cuentan con un centro de servicio técnico propio altamente especializado, que provee atención y asesoría gratuita a sus clientes, además de servicio de mantenimiento y reparación a la gran mayoría de los equipos y herramientas profesionales e industriales que ofrece.

Otras distribuidoras mayoristas están por lanzar sus plataformas de comercio electrónico. Las posibilidades para el sector son enormes, y cada negocio decidirá hacia dónde dirigir sus esfuerzos de especialización.

Lo cierto es que en este camino la tecnología ocupa un lugar preponderante, y las ferreterías tradicionales tendrán que perderle el miedo si quieren mantenerse competitivas.

|Mundo Ferretero